Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > BRASIL - Crisis era estrategia golpista

BRASIL - Crisis era estrategia golpista

Emir Sader, ALAI

Jueves 12 de mayo de 2016, puesto en línea por Claudia Casal

12 de mayo de 2016 - ALAI - La larga crisis brasileña, que algunos dicen que ha empezado con las manifestaciones callejeras de junio del 2013, otros que recién concluidas las elecciones del 2014, gana contornos definidos, conforme desemboca en un golpe blanco. No se puede decir que todo ha sido meticulosa y fríamente calculado, pero es cierto que han terminado siendo piedras de la arquitectura de una estrategia golpista con el objetivo, a como sea y con quien sea, sacar el PT del gobierno.

Ese es el objetivo de la derecha brasileña, así como es la de los otros países con gobiernos progresistas de la región: cerrar el ciclo de gobiernos populares, sacar a esas fuerzas del gobierno, de la forma que sea posible, restablecer el modelo neoliberal. Es lo que ha pasado y está pasando en Brasil ahora.

Hubo quienes creyeron que las manifestaciones del 2013 eran democráticas, que criticaban al gobierno y al PT desde un punto de vista de izquierda. Tremendo engaño: era el comienzo de la onda de descalificación de la política, primer paso para la ofensiva de la derecha.

Hubo quienes, desde la ultra izquierda, saludaban el final de los gobiernos del PT, su fracaso, el final del ciclo de gobiernos progresistas en América Latina, como si hubiera llegado la hora a la ultra izquierda. Enorme engaño: la alternativa al PT y a los gobiernos progresistas está en la derecha. La misma crisis demostró que el único gran liderazgo popular en Brasil es el de Lula. Que las grandes manifestaciones populares tienen en la CUT –Central Única de Trabajadores, cercana al PT– su más grande puntal.

Hubo quienes se han dejado llevar por los medios brasileños y creyeron que el tema central de la crisis era un tema de corrupción del PT. Cuando la crisis se ha profundizado y los medios internacionales mandaron sus corresponsales, todos, unánimemente, se dieron cuenta que los corruptos están del otro lado, son exactamente los golpistas. Que no hay ninguna prueba concreta en contra de Dilma o de Lula, mientras los dirigentes del golpe y más de 200 parlamentarios que lo han votado, son reos de procesos de corrupción en el Supremo Tribunal Federal.

Total, la larga y profunda crisis brasileña es la estrategia de la derecha para recuperar el gobierno y, desde ahí atacar los avances de los últimos casi 13 años en Brasil. Atacar la destinación constitucional de recursos para la educación y la salud, atacar los derechos de los trabajadores, atacar los patrimonios públicos, imponer un durísimo ajuste fiscal, desatar la represión en contra de los movimientos populares, establecer una política internacional de subordinación a los intereses de los Estados Unidos. Esos son los objetivos del golpe blanco, que se fue gestando a lo largo de los últimos años en Brasil.

Pretenden sacar al PT y restablecer el modelo neoliberal, el Estado mínimo y la política externa subordinada a los EEUU, y terminar con los gobiernos del PT que dieron prioridad a la lucha en contra de la desigualdad, al rescate del rol activo del Estado y a la política externa soberana. Esos son los objetivos de la larga crisis de desestabilización en Brasil.

La izquierda en su conjunto y todos los movimientos sociales lo han comprendido muy bien, se han unido en defensa de la democracia, en contra del golpe, a sabiendas que lo que viene, como en Argentina, es una venganza en contra del pueblo y de sus derechos.

Pero a diferencia de un golpe militar o de una victoria electoral, la derecha brasileña tiene que enfrentarse al más grande movimiento de masas que el país haya conocido, con su falta absoluta de propuestas que pudieran darle legitimidad y apoyo popular, con el liderazgo de Lula, el único con enorme respaldo popular.

Son tiempos de lucha, de disputa, de inestabilidad, de crisis hegemónica profunda. El juego no ha terminado, al contrario, se ha profundizado, los enfrentamientos de clase han quedado mucho más visibles. Brasil ya no será el mismo después de esta crisis. La derecha ya no se disfrazará de civilizada, de democrática, de reformista, para aparecer como es: neoliberal, corrupta, golpista (El gobierno de Temer, por primera vez, desde la dictadura, tendrá apenas a hombres, blancos, desde luego, adultos, reaccionarios, corruptos).

Mientras que la izquierda está comprometida con volver al gobierno para desatar los nudos que han bloqueado sus gobiernos y han llevado al golpe, principalmente la democratización de los medios, el quiebre de la hegemonía del capital especulativo, la reforma del sistema electoral, entre tantas otras reformas. Esa disputa es la que caracteriza al nuevo período político abierto hoy en Brasil.


Emir Sader es sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

http://www.alainet.org/es/articulo/177391

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

Mensajes

  • Un artículo analítico y que reconoce la estrategia del imperio (de los EEUU) en su búsqueda de aumentar su poder y control sobre las economías de los países de la región. ¿Golpes blancos o blandos? Los EEUU prefieren, de ser posible, los blandos... Siempre y cuánto les den el control que quieren y un control total de la economía. Esto significa que, en el caso como Chile, o Argentina donde el golpe fue cruento, y sin control ni crítica alguna a los crímenes, en el caso de Chile el cambio se hizo con las mismas ganancias que Pinochet les entregó al gobierno de Aylwin. Y este lo respetó totalmente, imponiendo su frase de «Habrá justicia en la medida de lo posible». Eso incluía la mantención y expansión de una economía totalmente especulativa, donde el control del sistema especulador, bancario, y de inversionista nacionales y extranjeros tienen control total. Mientras, los sectores laborales, del pueblo, estudiantes, comunidades y derechos fundamentales han sido totalmente negados al pueblo.
    Por otro lado, en el caso argentino, donde sí, aunque en forma tardía, han tenido un enfoque de efectivamente juzgar y condenar a los criminales de lesa humanidad. Actitud muy diferente a la de Chile. Los militares y criminales argentinos han sido puesto ante la justicia y muchos han sido condenados a partir de los gobiernos Kitchener. No se dió el «código del silencio , como en Chile, donde luego de 43 años del golpe los crímenes políticos siguen intocables y controlados por la (mal llamada) justicia militar. Esta es una colusión de los gobiernos con las fuerzas vivas del golpe cívico-militar en el que se exigió por parte de Pinochet conservación del sistema, protección absoluta de»su gente«lo que incluye los asesinos que»dieron el golpe armado y criminal" así como a los banqueros y grupos que controlaban el sistema económico. Pero Argentina fue sacado, en esta oportunidad con un golpe blando en el sacaron a un gobierno militar corrupto y que había perdido la Guerra de las Malvinas. Luego del fin del gobierno de Menem los gobiernos Kitchener, que no era revolucionarios, sí pusieron frenos a las represión tradicional y buscaron mejorar salarios y derechos fundamentales. En Chile nada de eso fue aceptable y, por lo mismo, la Presidenta Bachelet ha tenido todo el apoyo para que el sistema no altere los términos de la mencionada coousión. La falta de respeto a trabajadores de todos los sectores laborales, a los pueblos originarios, a la protección de los recursos nacionales de los gobiernos de post- dictadura y control a los inmensos fraudes hechos por ministros, parlamentarios y grandes fortunas han puesto a Chile en una posición de gran fragilidad y su pretendida transparencia y economía ejemplar son una farsa completa. Las fuerzas de la sociedad civil y el pueblo mapuche se han ido uniendo en sus luchas, en la convocación de una Asamblea Constituyente real (y no el fraude pseudo reformista que ha aceptado la presidente y que le impuso la derecha tradicional (y golpista de ser necesario) y en el cansancio de que nada se resuelve en Chile sin luchar contra el sistema heredado de la dictadura y sostenido por todos los gobiernos post-Pinochet.

    Pero los los EEUU SABEN ADAPTARSE PARA MANTENER SUS INTERESAS. LA HOY CANDIDATA HILLARY CLINTON sabe usar los golpes blandos y los duros. El golpe blando de Paraguay no ha sido molesto... Pero ella manipuló en el detalle el golpe en on duras donde la,represión es violenta, con más de 60 periodistas asesinados y sin que ella o su presidente se hayan quejado de nada. Los intentos golpistas contra Brasil, Correa o Chávez muestran ea flexibilidad. En el caso de VENEZUELA TRATAN DE JUSTIFICAR INCLUSO UN GOLPE MILITAR... lo que les ha sido difícil y no por falta de ganas de Obama o de la oposición derechista y que le garantizaría el petróleo como ya lo han hecho en golpes anteriores controlados por EEUU. ¡Usan métodos similares a los que se usaron contra Salvador Allende! En Argentina han usado al sector reaccionario, con políticos corruptos y con la orquestación pseudo-democrática y hechas marcha atrás con los avances hechos por los gobiernos post Menem pero que Macri hoy se somete hasta los créditos buitres que le imponen los EEUU. PERO, TANTO EN ARGENTINA Y EN BRASIL LAS FUERZAS POPULARES SON FUERTES Y SUS RESPUESTAS DE RECHAZO ANTI GOLPISTA empiezan a pesar en el diario vivir cuando los salarios caen y el desempleo, en Argentina, crece sin control. El potente movimiento del Partido de los trabajadores (PT) en Brasil ha iniciado su ofensiva anti-golpista.

  • El artículo de Emir Samir, como es habitual, logra poner los problemas en el contexto correspondiente. El golpe de Estado «blando» que han dado la derecha, los sectores corruptos y el constante acompañamiento de los medios de (des)información manipulados por el poder socio-económico de Brasil y por el apoyo permanente de los EEUU para políticos golpistas dió resultados que empezaremos a ver. Hasta ahora la orquestación de denigración y aislamiento contra el gobierno fue minando al gobierno mismo. Quienes conozcan las políticas de venta del país y corrupción masiva con un gran desequilibrio socio-económico, desempleo y pérdida del poder adquisitivo popular se vieron en la venta al mejor postor hecha por el gobierno de Fernando Henrique Cardoso. en u segundo mandato. Entregó el país a los capitales extranjeros y su gobierno a un corrupto derechista que con su fortuna consiguió el apoyo de EEUU y de la derecha brasileña, ambos culpables del desfalco nacional hecho por FH Cardoso. Me refiero, por cierto, a Fernando Collor de Mello apoyado como «salvación» del montaje contra el líder del Partido de losTrabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva que presentó un programa de gobierno progresista y de recuperación social y económica, y por el cual hubo cuatro períodos consecutivos de gobierno del PT haciendo de él el político más popular del país. Frente a Lula la derecha, enteramente corrupta, desarrolló una campaña de desprestigio contra Dilma Rousseff, primera mujer elegida presidenta del país. Contra ella, EEUU lleva a delante con fuerza una campaña de «golpe de Estado blando» que, incluso por la prensa de los EEUU fue considerado «un golpe de los corruptos contra un gobierno cuya presidenta no tiene ninguna acusación válida, con evidencias reales, de corrupción personal o familiar».

    EEUU se mueve ahora entre los «golpes blandos y duros», «democráticos o Militares»; o por «golpes económicos o»por la defensa de las libertades económicas«. Además, siempre les quedan los golpes sangrientos de los años 45 a los 80.»Los muertos no son un problema para el Premio Nóbel de Pacotilla" que no ha cumplido ni una sola de democracia y de juicio por crímenes por los EEUU en Iraq, Afganistán, Siria, Medio-oriente, Pakistán, Yemen, y que ha apoyado las atrocidades de Israel contra el pueblo palestino.

    El único gobierno post golpe que no ha sido molestado por los EEUU es por razones de claro apoyo al golpe de los gobiernos post dictadura, de mantener los sectores militares intocables pese a las conocidas violaciones criminales, y de un política económica y corrupta mantenida por 26 años por el gobierno post Pinochet, es el gobierno de Chile. Todos los gobiernos siguieron los acuerdos de colusión de la dictadura. La misma secretaria de Estado de Obama, ahora candidata a la Presidencia de los EEUU, le organizó las diversas formas de golpes usadas en los últimos años: Paraguay (pseudo-democrático), Honduras (violento seguido con asesinatos de periodistas que denuncian la represión. Gobierno «blanqueado» por la OEA y los EEUU); intentos contra Bolivia pese a ser el mejor gobierno, democráticamente electo y con resultados beneficiosos para la economía y los derechos de la mayoría indígena -90% de la población; Algo similar es el caso de Ecuador donde, como en Venezuela, se han intentado golpes militares de facto pero que han sido abortados. Las razones para los golpes «sugeridos, patrocinados por EEUU siempre son la del control económico de los recursos económicos de los países. Por supuesto que también»su pretendida defensa de los derechos de los sectores minoritarios, enriquecidos a la sombra del imperio y patrocinadores de la represión sostenida de más de un siglo.

    No será con ninguno de los prácticamente nominados candidatos Trump y Clinton que se cambiará este patrón de actitud. Hillary Clinton será más «del establishment» pero su reputación de «halcón» no da garantía alguno de relaciones democráticas. («hawkish»: definido por el diccionario de Cambridge como: http://dictionary.cambridge.org/dictionary/english/hawkish: «supporting the use of force in political relationships rather than discussion or other more peaceful solutions: The president is hawkish on foreign policy»}

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.